Relecturas, una perspectiva de género a las colecciones de seis museos valencianos

Relecturas, una perspectiva de género a las colecciones de seis museos valencianos

El Museu Comarcal de l’Horta Sud Josep Ferrís March ha acogido la presentación del proyecto Relecturas. Itinerarios Museales en Clave de Género que invita a volver a mirar, a releer, las piezas expuestas desde una perspectiva de género. De manera que el visitante pueda generar nuevos discursos sobre las piezas expuestas y reflexionar acerca del papel de la mujer, los mitos patriarcales o la desigualdad social entre hombres y mujeres.

Feminidad, masculinidad, estereotipos, roles asignados… son algunos de los temas que trata este proyecto, elaborado por la Facultat de Geografia i Història de la Universitat de València por encargo de la Conselleria de Educación, Investigación, Cultura y Deporte. Ofrece miradas diversas dirigidas a las colecciones que albergan cada uno de los seis museos participantes (Museu Comarcal de l’Horta Sud, Museu del Palmito d’Aldaia, Museu d’Història de València, Museu Valencià d’Etnologia, Museu de Prehistòria de València y el Museo Nacional de Cerámica y Artes Santuarias González Martí). Al acto de presentación asistieron el presidente del Consorcio del Museu Comarcal y de la Mancomunitat de l’Horta Sud, Carlos Fernández Bielsa; el Subdirector General de Patrimoni i Museus, Antonio Bravo; Esther Alba, Decana de la Facultat de Geografia e Història; Liliane Cuesta, conservaodra del Museo Nacional de Cerámica y Artes Suntuarias González Martí; las directoras y directores de los seis museos participantes en el proyecto; la coordinadora de programas de la Mancomunitat Horta Sud, Felicidad López; así como alumnas de la Universitat de València y personas que han participado en la elaboración del proyecto.

El presidente del consorcio del Museu Comarcal de l’Horta Sud, Carlos Fernández Bielsa, ha agradecido a las directoras del proyecto haber elegido el museo comarcal como espacio para presentar este proyecto “que permite releer nuestra colección permanente desde una perspectiva de género y trabajar por la visibilización real de la mujer en cada época” y ha aprovechado para anunciar las medidas en las que se está trabajando para promover la igualdad desde el organismo supramunicipal que preside. Así como que el III  Ciclopasseig pel Patrimoni, organizado por la Xarxa d’Entitats pel Patrimoni (XEP), seguirá la ruta de estos seis museos para visibilizar el proyecto de manera transversal.

El género reúne un conjunto de rasgos (roles, actitudes, atributos físicos, pautas de comportamiento, sexualidad,…) que se asocian a las personas, generalmente en base a sus sexo, formando un sistema de clasificación de individuos en categorías concretas. Visitar estos museos es reflexionar sobre el papel de la Historia en esta materia y cuestionarnos nuestro papel en el fomento de estas actitudes. Se ha diseñado una web www.relecturas.es en la que se encuentra toda la información de las piezas con perspectiva de género de cada uno de los museos participantes y propone una ruta cultural por todos.

En el caso del Museu Comarcal de l’Horta Sud los elementos de la exposición permanente escogidos para su relectura desde una perspectiva de género son el pupitre, la escoba y la cuna.

El pupitre hace referencia a la educación formal. El acceso en la comarca de l’Horta se desarrolló de manera paulatina, limitada y desigual. El modelo escolar configurado por el Estado mediante la legislación que reguló la enseñanza entre 1860 y 1940, se corresponde a una sociedad patriarcal, basada en una interpretación de las diferencias entre hombres y mujeres, desfavorable a las segundas. La formación estaba orientada a la consolidación de la división sexual del trabajo: se planificó una enseñanza en escuelas separadas y el currículo femenino atendía fundamentalmente a cuestiones domésticas. La Ley Moyano de 1857 contempla las siguientes “Labores propias de su sexo. Elementos del dibujo aplicado a las mismas labores. Ligeras nociones de Higiene doméstica”. Los ligeros avances producidos en la etapa republicana hacia la coeducación, sufrieron un retroceso en la escuela del nacional-catolicismo, que, asigna a la mujer un rol de esposa y madre dentro del ámbito doméstico.

La escoba representa claramente la división sexual del trabajo propia de nuestra cultura tradicional, basada en las dualidades hombre/mujer producción/reproducción, espacio público/doméstico. En nuestro imaginario aparece vinculada a la mujer y al ámbito doméstico, pero el oficio relacionado con su producción y distribución era desempeñado por hombres.

Y la cuna hace referencia a la maternidad/paternidad, a lo largo del siglo XIX se conformó el concepto burgués de familia nuclear, que potencia los vínculos afectivos entre progenitores y su descendencia y enfoca la paternidad/maternidad hacia la educación y socialización de los hijos. La mujer cobra especial importancia en la crianza y educación, idealizando su imagen de madre, mientras que el padre es ejemplo moral y quien presta atención a la instrucción de los hijos, especialmente los varones. El padre ejercía legalmente la patria potestad sobre los hijos y la tutela legal sobre su esposa.

En la web del proyecto, además de información para los visitantes, hay un segundo nivel de información más académico y técnico, que contempla la elaboración de material didáctico para el público infantil porque el proyecto quiere incidir en la educación en valores y en el respeto, la convivencia y tolerancia para conseguir una igualdad real y efectiva entre hombres y mujeres.