El servicio de la Mancomunitat Horta Sud recoge 150 animales en el primer semestre de 2017

El servicio de la Mancomunitat Horta Sud recoge 150 animales en el primer semestre de 2017

El servicio de recogida de animales de la Mancomunitat de l’Horta Sud, que agrupa a nueve municipios de la comarca, ha recogido a lo largo de los seis primeros meses del año, un total de 150 animales. Aldaia, Quart de Poblet y Catarroja son los municipios donde más servicios se han realizado.

La Mancomunitat Intermunicipal de l’Horta Sud gestiona el servicio de recogida, custodia y protección de animales de compañía abandonados, errantes o decomisados; el tratamiento de animales fallecidos en espacios públicos y el desarrollo de la estructura necesaria para fomentar siempre su posterior adopción en 9 municipios de la comarca –Albal, Aldaia, Alfafar, Benetússer, Beniparrell, Catarroja, Paiporta, Picanya y Quart de Poblet-. Mislata, Sedaví y Xirivella se sumarán ahora al servicio comarcal, que en la actualidad lleva la empresa Gossos d’Alpe.

De enero a junio de 2017 se han recogido 150 animales, 94 de ellos en servicios ordinarios, 36 en actuaciones extraordinarias –en horarios nocturnos o festivos- y 20 en recogidas múltiples o con animales no habituales en espacios públicos. En el mes de mayo, por ejemplo, se recogió un cerdo y un gallo. Muchos de ellos son animales de compañía extraviados, que finalmente recuperan sus propietarios.

Del total de animales recogidos, el 80% son perros. La casuística es muy variada y el número de actuaciones depende de la población de cada municipio, siendo Aldaia (32 servicios en el primer semestre), Quart de Poblet (30), Catarroja (25) y Paiporta (24) donde más servicios de recogida se registran.

La empresa que gestiona la recogida de animales actualmente, Gossos d’Alpe, tiene casi 200 perros en espera de adopción en sus instalaciones de Sollana. El centro cuenta con una veterinaria, de lunes a sábado, que se encarga de administrar la vacuna antirrábica a todos los animales que llegan, así como de colocarles un microchip. Los perros que más cuestan de adoptar son los de gran tamaño, tipo mastin, pastor alemán o los considerados de raza potencialmente peligrosa (pitbull, American-Stanford,…), por los que se hacen campañas específicas para adoptar estos ejemplares, como la actual “Adopta un Grandullón”.